Me llamo Pablo, soy soñador, claro y directo sobre todo cuando creo que lo que digo puede mejorar mi entorno.
Soy padre en una estupenda familia y me considero un educador “en búsqueda”. Me gusta tomarme la vida con humor; se me nota cuando escribo, pero mucho más en el tú a tú y también con mis alumnos (incluso cuando estoy hablando de “cosas serias”)

Cuando me equivoco trato de aceptar mis errores y aprender de ellos para seguir creciendo, aunque es cierto que no siempre lo consigo.
Me gusta disfrutar de la vida junto a mi mujer y mis dos hijos, haciendo cosas habituales: pasear, jugar, reír, viajar, hacer cosquillas, charlar, llegar a acuerdos…
En nuestra familia se cumple el dicho de que “detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”; y, en este caso, tendríamos que añadir además “y también dos hijos encantadores”…

Father and Teacher Pablo Cuesta

Soy biólogo de formación y educador de vocación, vamos, que me gustan los bichitos y los niños a partes iguales.
En mis casi 15 años de experiencia docente con adolescentes he descubierto muchas cosas, pero una de ellas, sino la más importante, es que esto de aprender tiene que ser, para los alumnos, algo divertido (¡nunca debería ser un rollo!)

Además de dedicar mis clases a que mis alumnos aprendan y disfruten con la Biología creo en una educación integral de la persona, es decir, tenemos que educar en conocimientos, pero también tenemos que educar el corazón de nuestros alumnos en todas las etapas educativas (escolares y preescolares) para formar personas felices que puedan llegar a ser adultos comprometidos con mejorar el Mundo en el que viven.

Tenemos que educar alumnos que consigan ser adultos empáticos, solidarios, respetuosos con la Tierra, capaces de aceptar y superar sus fracasos y frustraciones; en definitiva, conseguir que cada alumno descubra y pueda mostrar al Mundo el potencial que lleva dentro.

En lo que compartiré aquí con todos vosotros (padres, madres, educadores, educadoras y todo aquel que se acerque a leerme) notaréis que siento que estamos viviendo un momento muy importante en la historia de la escuela y de la educación, porque estamos asistiendo a un escenario único de novedad e innovación en las metodologías de la enseñanza, debido a los grandes cambios que ha tenido y está teniendo nuestra sociedad en los últimos años. Creo que no podemos seguir sosteniendo una escuela anclada en el pasado sino que nuestras escuelas deberían formar a nuestros alumnos para ser adultos competentes y felices, y no solo para que saquen títulos.

Me encantaría que mis artículos te invitaran a reflexionar y así enriquecieras las reflexiones de nuestra comunidad.